Prepara tu piel para este verano

Prepara tu piel para este verano

Ritual para preparar nuestra piel para el verano

Una vez que el calendario marca julio, debemos pensar en cuidar nuestra piel y ponerla a punto para que el verano no nos sorprenda. Empezar a cuidarla unos meses antes de que lleguen las altas temperaturas es un sí o sí, ya sabes que en esta época del año la exponemos mucho más, así que debemos cuidarla como se merece.

El verano se caracteriza por unas merecidas vacaciones y el sol a todo lo que da, el calorcito nos motiva a usar nuestros mejores bikinis y disfrutar aún más la vida, pero recordemos que aunque el sol nos ayude a pasárnosla mejor, también es nuestro verdugo para el fotoenvejecimiento de la piel.

Si quieres una piel bonita y puesta para conseguir un bronceado uniforme en este verano, hoy te voy a dar unos cuantos consejos.

  • Lo primero es la exfoliación y la hidratación. Exfoliar e hidratar la piel siempre es importante, pero en verano es más que nunca. El sol directo hace mucho daño a nuestra piel, la deshidrata y la deja menos elástica y sin brillo. Además, el sudor hace que nuestra piel siempre esté húmeda y más propensa a bacterias e infecciones. Un exfoliante que uso mucho es la crema exfoliante facial de MartiDerm, esta crema con base de óxido de aluminio y granos de sílice, con acción absorbente, desincrustante y seborreguladora, consigue dejar la piel más limpia, suave y uniforme, renovando las capas más externas de la epidermis. Recuerda que el exfoliante se debe utilizar máximo dos veces a la semana para no resecar la piel de más. También es importante hidratar la piel siempre al salir de la ducha, cuando los poros están más receptivos. Para ello yo uso siempre Martiderm Hidro-Mask, una mascarilla caolínica que limpia el rostro a profundidad, lo hidrata y reafirma, mejorando la estructura y la elasticidad de la epidermis. Contiene los aclamados proteoglicanos de MartiDerm, colágeno, centella asiática, aloe vera y aceite de Macadamia, por lo que deja la piel hidratada, suave y resplandeciente, además de oler genial.

 

  • Alimentación saludable. Eso sí, no solo hay que hidratarse por fuera, también por dentro. Tomar mucha agua es indispensable y más en verano. En esta época cuesta más comer sano, porque el calor excesivo sofoca y dan menos ganar de cocinar, por lo que recurrimos a comida rápida y poco saludable. Aquí, yo les recomiendo comer mucha fruta y verduras, que preparándolas de la manera adecuada apetecen muchísimo; en especial los vegetales coloridos como la zanahoria, la calabaza o el pimiento rojo. Estos alimentos nos aportan betacarotenos y clorofila, ideales para tener un bronceado bonito.

 

  • Protección solar. -Aunque este pareciera ser el punto principal, decidí dejarlo hasta el final para remarcar su importancia en verano.- La piel tiene memoria y todas las horas de sol se acumulan. Piensa que un bonito bronceado se consigue solo progresivamente y gradualmente. Por lo cual, es importantísimo utilizar un protector con muy alto grado de protección solar. En cara y rostro yo no puedo salir sin mi Repaskin de Sesderma. Adoro este protector solar porque es el único que te protege de los rayos UVA y UVB, mientras revierte el daño solar en la piel incluso para las pieles más delicadas. Recuerda que éste y cualquier protector solar se debe reaplicar por lo menos cada dos horas para que no pierda fuerza.

 

Aplicando estos consejos, no hay nada más de qué preocuparse, solo de aplicar la “operación verano” y disfrutar estas vacaciones como se debe.