Como hemos visto en últimas fechas, el tema de la contaminación por plástico en nuestro planeta es algo que nos obliga (sí, ya no es opción) a reconsiderar el uso de este material en nuestra vida cotidiana. Mucho se habla de reducir el consumo de plástico, y podemos tener la mejor intención de empezar a hacerlo; sin embargo, quizá no tenemos muy claro cómo lograrlo. Y es que la verdad, este material ha sido parte de nuestros hábitos desde que nacimos y pareciera imposible dejar de utilizarlo de un día para otro.

A continuación te compartimos algunos consejos que te ayudarán a reducir tu consumo de plástico. Son acciones muy sencillas, pero que si todas llevamos a cabo, representará menos basura en nuestros mares y bosques.

1. Pide tu comida para llevar con el mínimo de envoltorios. Típico que te compras un jugo y te dan vaso de plástico, tapa, popote y, para rematar, bolsa. Definitivamente la bolsa sobra, mientras que la tapa y el popote no son indispensables. Pasa lo mismo con los antojitos: te los envuelven en polipapel, te dan charola de unicel y lo meten en una bolsa. Evalúa si la distancia que recorrerás y el tiempo que tardarás en consumir tus alimentos justifican generar tanta basura.

2. Di no a los popotes. Si no puedes evitarlo por las características de tu bebida, por comodidad o porque desconfías de cómo lavan los vasos en los restaurantes (ewww), usa uno de acero inoxidable o de bambú.

3. Entre vidrio y plástico, prefiere el primero. Muchas veces nuestros productos favoritos ofrecen ambas presentaciones, y las de vidrio tienen más posibilidad de ser recicladas. 

4. Usa bolsas ecológicas o de tela. Actualmente hay modelos súper bonitos y aguantadores, así que no hay pretexto para no utilizarlas. Incluso, hasta para dar algún regalo hay bolsitas de varios tamaños con diseños muy coquetos que te harán quedar bien.

5. Reutiliza las bolsas para las verduras. Si no cuentas con bolsitas de tela y necesitas usar de plástico, cuando llegues a casa vacíalas y guárdalas para volver a ocuparlas la próxima vez que vayas de compras. Reutilízalas lo más que puedas, y por favor, si vas al súper solo toma del dispensador las que necesites, hay a quienes les encanta hacer girar el rollo de bolsas y terminan llevándose 10 cuando en realidad solo ocupan cinco.  

6. Aprovecha las bolsas de súper para la basura. Si olvidaste tu bolsa ecológica o fue inevitable que llegaras a casa con algunas bolsas de plástico, utilízalas para tirar la basura o para recoger las heces de tu mascota. ¿Quién dijo que es obligatorio echar la basura en bolsas especiales?

¿Tienes algún otro tip para reducir el uso de plásticos? Compártelo con nosotras.