Sí, sabemos que lo adoras, lo amas y quieres pasar con él el resto de tus días. Se divierten juntos, son compatibles en la cama, tienen intereses comunes y todo parece marchar a la perfección, lo cual nos da mucho gusto por ti. Sin embargo, hay aspectos fundamentales que debes conocer de tu pareja (y él de ti, obvio) antes de dar el gran paso de casarse o vivir juntos.

Si crees que son cosas que ya irás conociendo sobre la marcha, en serio, piénsalo, porque quizá te lleves una desagradable sorpresa y entonces sea demasiado tarde.

¿Quiere tener hijos? ¿Cuántos?

Este es quizá el tema más importante, y definitivamente deben estar de acuerdo. Si alguno de los dos tiene decidido no tener hijos o la idea no le emociona mucho, es absurdo pensar que después podría cambiar de opinión, así que pon atención en este asunto. Un bebé es un gran compromiso, el cual deben asumir juntos y estando 100 % convencidos. Si ambos desean tener hijos, entonces deben platicar cuántos y cuándo planean que esto ocurra, ya que también puede ser un tema de conflicto entre ustedes. 

¿Qué tal andan sus finanzas?

Si vas a compartir el resto de tu vida con él, es importante que sepas cómo lleva sus finanzas, si es administrado con sus ingresos y si tiene el hábito del ahorro. Muchos conflictos en las parejas empiezan justamente por el tema del dinero, que aunque no lo es todo en la vida, ¡ah, cómo ayuda! Tampoco se trata de que le pidas una declaración de bienes, pero sí que sea honesto contigo en caso de que tenga alguna deuda o problema con los bancos. Se vale tener un guardadito personal, lo que no se vale es ocultar un problemón financiero que ponga en riesgo el patrimonio de ambos.

¿Cómo se comporta con otras personas?

La manera en la que tu pareja trata a los demás dice mucho de él. Y es que contigo puede ser súper lindo, pero si trata mal a un mesero, a una cajera o hasta a su familia… ¡cuidado! Obvio, todos tenemos malos momentos, pero si su actuar siempre tiende a la rudeza y la agresión, debes estar muy atenta. También es importante analizar cómo se expresa de sus exparejas o cómo las trata en caso de que aún siga en contacto con ellas (por ejemplo, si tuvo un matrimonio anterior y hay hijos de por medio).

¿De qué manera enfrenta los problemas?

Todos tenemos dificultades de vez en cuando: en el trabajo, con la familia, por algún tema de salud o de dinero. ¿Conoces la forma en la que tu pareja enfrenta los momentos de crisis? Cada persona soluciona sus problemas de manera distinta y no hay una fórmula perfecta, lo que no está bien es responsabilizar a otros, evadir la situación o salir corriendo. Si tu pareja hace esto, piensa qué tan dispuesta estás a ser tú quien siempre solucione las cosas.

Entonces, ¿lo sabes todo de él? ¿Te agrada el panorama que ofrece llevar una vida juntos? Si es así, ¡adelante! Si no, y necesitas tomarte más tiempo antes de dar el siguiente paso, hazlo sin miedo ni pena.