El café se ha vuelto un compañero de nuestra rutina diaria, con él empezamos el día la mayoría de nosotras. Sabemos que el café es un estimulante natural, pero hoy te contamos algo que quizás ni te imaginas: la cafeína le brinda grandes beneficios a tu piel.

Como lo mencionamos antes, el café es un estimulante, pero además es de gran ayuda sobre todo a la hora de eliminar toxinas y grasas, así como para conseguir una piel más tersa. Antes que nada, lo primero es tener claro que no se trata de tomar más café, ya que la mayoría de las propiedades las obtenemos de manera tópica, aplicando sobre la piel y no mediante la ingesta.

Reduce ojeras y bolsas en los ojos

El café funciona como estimulante del sistema nervioso, activa la circulación de la sangre y también descongestiona las zonas donde es aplicado.

Tratamiento casero para combatir las ojeras: mezcla dos cucharadas de café molido con medio vaso de agua y mételo en el refrigerador. Cuando la mezcla esté muy fría, empapa con ella dos algodones y colócalos sobre tus ojeras. Deja que reposen durante 10 minutos, y cuando se sequen, vuelve a remojarlos. Deja que el tratamiento actúe 10 minutos más y al final enjuaga con agua.

Disminuye las celulitis

Como ya mencionamos anteriormente, el café acelera la circulación sanguínea, lo que destruye los cúmulos de grasa que forman la celulitis, por eso es parte esencial de las fórmulas anticelulíticas. Es importante que, adicionalmente, hagas ejercicio, ¡es fundamental!

Mascarilla anticelulítica: aprovecha los restos de café que quedan en el filtro de la cafetera y aplícalos con la mano sobre la zona que desees, haz movimientos circulares y ascendentes. De esta forma activarás la circulación y además obtendrás los efectos anticelulíticos. Si añades un poco de aceite de coco le darás un plus a tu mascarilla.

Exfolia el cuero cabelludo

También puedes usar el café para tu cabello, ya que ayuda a potenciar la circulación en el cuero cabelludo, fortaleciéndolo y mejorando su crecimiento. Además, el café favorece la oxigenación y la eliminación de los residuos derivados de la contaminación y de los productos que usamos cotidianamente.

Exfoliante para cabello: vacía tres o cuatro cucharadas de café en un vaso con agua. Cuando te bañes, lávate el cabello con tu shampoo habitual, después vierte el café en tu cabellera y déjalo actuar de 10 a 15 minutos, enjuaga bien y termina con acondicionador o alguna mascarilla rutinaria.

Complementa estos consejos caseros con productos que contengan cafeína.