Casi llega el verano, lucir un cuerpo sin celulitis para sentirte cómoda es prioridad; por eso, a continuación te explicaremos cómo deshacerte de la llamada “piel de naranja” y disfrutar la temporada mucho más.

La celulitis es una patología compleja que se manifiesta por la aparición de ondulaciones en la dermis provocadas por un aumento del tejido adiposo subcutáneo. Sus causas exactas aún se desconocen; sin embargo, se sabe que el estilo de vida influye de manera notable en su aparición y desarrollo. Por lo anterior, es importante que tomes en cuenta lo siguientes consejos si deseas prevenir o frenar este problema.

Aliméntate sanamente

Es necesario que tu dieta se base en alimentos bajos en grasa. Los vegetales y la fruta son una buena elección, así como el pescado y las carnes magras. Es igualmente importante ingerir suficiente agua para favorecer la eliminación de toxinas a través de la orina.

Haz ejercicio

Es primordial mantener tu cuerpo activo. Mantener la movilidad ayuda a mejorar el riego sanguíneo y con ello la quema de calorías y grasas, evitando así la acumulación de las mismas en el cuerpo. El ejercicio aeróbico es lo más recomendable a la hora de acabar con la celulitis.

Date masaje y usa productos especiales

Si te alimentas bien y haces ejercicio, las células grasas no se incrementan. Por el contrario, si tienes malos hábitos alimenticios y llevas una vida sedentaria, entonces se propicia la formación de pequeños “paquetitos de grasa” que con el tiempo se vuelven muy visibles y antiestéticos.

En caso de presentar estas características, el tratamiento de la celulitis debe incluir productos con aceites especiales que ayuden a mitigar el problema. Además, te recomendamos realizar masajes en la partes más vulnerables a la aparición de la celulitis (muslos, caderas y  antebrazos).

Si sigues estos consejos, obtendrás los siguientes beneficios:

  • Mejorar la oxigenación de los tejidos y reactivar la circulación, lo que resulta en la infiltración de principios activos estimuladores del colágeno.
  • Reactivar la microcirculación de la zona y normalizar el tejido conjuntivo.
  • Calentar el tejido profundo para estimular la síntesis de colágeno.
  • Regenerar los tejidos y producir nuevas fibras colágenas y elásticas.

Ahora que ya conoces todo para eliminar la “piel de naranja”, no tienes excusa para lucir el cuerpo que siempre has soñado en verano. ¡Cuéntanos tu experiencia!