¿Llegaste a los treinta preparada? Como quizás debes de saber, cuando llegamos al tercer piso la producción de colágeno disminuye, por eso es importante ayudar a nuestra piel a mantenerse en buen estado. A continuación te decimos cuáles son las 5 cremas imprescindibles a los treinta para mantener un cutis radiante.

1. Sérum. Aunque no es precisamente una crema, es lo más maravilloso que existe para el cuidado de la piel, pues se trata de un producto concentrado cuya acción es evidente en poco tiempo. Eso sí, es importante que elijas uno de acuerdo a las necesidades de tu piel a esta edad: hidratación, nutrición y despigmentación. Escoger uno para combatir las arrugas profundas definitivamente no es algo que necesites en este momento de tu vida.

2. Contorno de ojos. A los 30, las primeras líneas de expresión que aparecen son las “patas de gallo”, por eso es importante usar una crema especial para atacar este problema. Se recomienda aplicarla tanto en las mañanas como en las noches para obtener mejores resultados. Si no lo haces ahora, en 10 años te vas a arrepentir, en serio.

3. Crema hidratante de día. Busca aquellas que indiquen que son ideales para usar a partir de los 30 años, ya que te brindan mayor hidratación y los ingredientes que necesitas para combatir las primeras arruguitas. Aplica en tu rostro y cuello.

4. Crema de noche. A diferencia de la de día, esta es de textura más ligera, pero igualmente te proporciona la hidratación y nutrición suficiente para despertar con un cutis espléndido. También es recomendable aplicarla en el cuello.

5. Protector solar. Este producto entra en nuestro ranking de cremas imprescindibles a los 30 por una sencilla razón: es el mejor antiaging; y es que quizá no lo sepas, pero muchos de los signos de envejecimiento en la piel son provocados por el sol. Debes usar protector todos los días, pues la radiación está presente también en la ciudad e incluso dentro de tu casa.

Sí, quizá pienses que son demasiados productos y al principio te cueste un poco de trabajo acostumbrarte a usarlos todos, pero si comienzas ahora, en unos años, cuando te pregunten cómo le haces para tener un cutis tan bonito, comprenderás que el esfuerzo valió la pena.