A todas nos pasa: tenemos esa amiga que empieza una relación y de repente resulta muy complicado volverla a ver, a solas, como antes solíamos hacerlo. A veces nos sucede a nosotras mismas, y entre los planes con el galán, nos olvidamos de esas personas que han estado en nuestra vida, amigos y hasta familia.

Sabemos que es un tema complicado, que a veces parece complejo encontrar a esa persona que encaja en tu vida perfectamente, que empiece a girar todo a su alrededor y que, además, en el transcurso no pierdas tu esencia, tu espacio personal y tu identidad.

Sin embargo, mantener tu independencia, aun con pareja, es muy importante. Que no te inunden pensamientos de un egoísmo inexistente, necesitas saber que sigues siendo tu prioridad, y tener independencia es realmente importante para ti y los que te rodean.

Aquí te dejamos algunas buenas razones para considerarlo.

Sigue con tus amistades, así tu pareja se sentirá menos presionada al no ser tu prioridad:

Es mejor dejar de idealizar a todas las personas, por mera salud mental, así como pensar que tu pareja y tú, tienen que hacer todo juntos, casi por obligación. Piénsalo: ¿ir de compras otra vez?, ¿ver esa película romántica con el actor que tanto odia?, ¿volver a verlo jugar fútbol como cada domingo? Date y dale un tiempo libre, frecuenta a tus amigas, haz cosas diferentes, así también evitarán caer en la monotonía o simplemente sentirse presionados por cumplir una rutina solo para satisfacer al otro.

No pierdas tus intereses profesionales:

Uno de los ejes más importantes para el bienestar de todo ser humano es su faceta profesional. No podrías hacer nada peor que pausarla, detenerla u olvidarla por tu pareja. Más allá de las nuevas herramientas que esto pueda darte, piensa en los objetivos que quieres cumplir a largo plazo. Lamentablemente no sabes si tu actual pareja estará contigo más adelante, por lo cual tu crecimiento profesional debe ser un compromiso que mantengas como prioridad.

Ten tus propias aficiones:

De acuerdo a diversos estudios, dedicar tiempo a tus amigos, familia, estudios, aficiones y pareja es un gran antídoto contra la depresión y el estrés. Pero cuidado, si tu vida gira en torno únicamente a tu pareja, una pequeña discusión o hasta el término de la relación parecerá un laberinto sin salida; siendo más radicales, puede llegar hasta parecer el fin del mundo. Si tienes un trabajo que te apasione, un grupo de amigos incondicionales, algún deporte favorito que practiques cada fin de semana, o simplemente una rutina que te dé pequeñas dosis de felicidad, tu vida gozará del equilibro perfecto.

Algo de espacio:

Pensemos que has llevado a la práctica cada consejo dicho anteriormente… ¿Qué pasa si es él quien no está de acuerdo con esa cierta distancia o espacio que solicitas? Es una señal perfecta para saber si tu novio es un buen compañero o es un personaje controlador vestido de “romántico”. Necesitas valorar qué tanto vale la pena seguir con alguien así; sé objetiva. Jamás te sientas culpable por pedir tiempo a solas o tiempo para estar con tus allegados, mucho menos debes cancelar planes o modificar tu estilo de vida simplemente porque tu pareja no te “autoriza” hacerlo: no pierdas tu libertad.

Sabemos que pensar en una ruptura es triste, pero puede llegar a tintes muy dramáticos si tu vida gira exclusiva y casi casi religiosamente en torno a tu relación, por lo tanto, si esa dependencia se reduce, el vacío a llenar será menor.

Si pones en tu lista de prioridades todo lo expuesto anteriormente, pensando si estás sola o saliendo con alguien, conseguirás llevar una vida más plena. ¿Por qué conformarse con menos?