Si estás en este artículo es porque probablemente tienes piel mixta y eso te preocupa; sin embargo, no eres la única que sufre este problema. De hecho, es una de las condiciones más habituales en las mujeres de hoy en día.

Se estima que un 70 % de las mujeres adultas (25 años o más) sufren imperfecciones en la piel, que van desde brillo y poros obstruidos hasta signos de un desequilibrio cutáneo; es decir, tener piel “normal” no es lo más común.

 

¿Qué es la piel mixta?

Es aquella que tiene más secreción sebácea en la frente, nariz y barbilla, la famosa zona “T”.  Una manera de identificar si tienes este tipo de piel es usando toallitas antibrillo; si tu frente, nariz y/o barbilla acumulan bastante grasa, y tus mejillas en cambio tienden a secarse, es indicador de que tienes piel mixta.

Los errores que se comenten al intentar cuidar este tipo de piel van de un extremo a otro: utilizar cremas grasas que pueden terminar generando un problema de acné o no hidratar la piel creyendo erróneamente que no es necesario.

 

Algunos tips y recomendaciones

Exfoliación: Si consideras que tu piel es sensible, lo más recomendable es acudir con un dermatólogo para que haga una valoración. Si crees tener una piel mixta “convencional”, el consejo es que exfolies tu cutis una vez a la semana.

No te obsesiones con la limpieza de tu cara: es un pensamiento bastante recurrente, tener piel mixta no significa que esté sucia. Es importante que no seas agresiva al momento de lavarla, debido a que esto puede incrementar la producción sebácea. Limpia tu rostro suavemente para retirar toda la suciedad acumulada durante del día.

Una última recomendación es que siempre uses protector solar. Aunque no te agrade mucho la sensación que deja este producto, es necesario usarlo. Actualmente hay un gran variedad de protectores solares especiales para el rostro, por lo que seguramente encontrarás uno que se adapte a tu tipo de piel para mantenerla protegida.

Esperamos que estos tips te sean de ayuda, recuerda consultar a un especialista.