Actualmente, factores externos como los altos niveles de contaminación, los rayos solares y los cambios de temperatura pueden causar problemas visibles en nuestra piel. Por lo anterior, cada vez más mujeres estamos preocupadas por saber qué productos incluir en nuestra rutina de belleza. Al respecto nos surgen un sinfín de dudas, sobre todo porque hay una gran variedad y a veces no sabemos en cuáles invertir, pero sin duda, los que prevalecen y de los cuales hemos escuchado muchísimo (y cada vez existen más tipos) son los sueros o sérums faciales.

¿Qué son?

Son productos dermocosméticos de textura ligera y fluida, de fácil absorción que alcanzan todas las capas de la piel. Tienen principios activos concentrados que resultan más potentes que los de las cremas convencionales, razón por la cual son un complemento ideal en nuestra rutina de belleza diaria.

¿Cómo se aplican?

Constantemente vemos tutoriales acerca de cómo se debe llevar a cabo la aplicación, y en general todos coinciden y son correctos: se colocan de dos a cuatro gotitas del producto en el rostro (completamente limpio y previo a la crema hidratante), se esparce suave y calmadamente con la yema de los dedos, de adentro hacia fuera, cubrimos todo el rostro y lo llevamos hasta la zona del cuello y el escote.

Como cualquier producto, se espera el tiempo necesario para que sea absorbido por completo y luego puedes proseguir con tu rutina de costumbre.

¿Cuántos tipos de sérums existen?

Como hemos mencionado en otros artículos, la edad ideal para empezar a tener cuidados específicos en nuestra piel es a los 25 años. Existen sérums para cada necesidad, como cualquier producto dermocosmético, e independientemente de la edad que se tenga, se pueden usar sérums para hidratar y revitalizar la piel, disminuir las manchas, combatir problemas de acné, evitar los signos de la edad y las ojeras, entre otros.

Algunas recomendaciones

C-Vit de Sesderma: best seller de Sesderma, sin duda alguna. Este sérum es un potente cocktail con vitamina C de alta penetración en la piel. Tiene una acción antioxidante, blanqueante y antienvejecimiento. Resulta ideal para todo tipo de piel y aporta inmediatamente una luminosidad especial. Se recomienda usarlo dos veces al día, mismas indicaciones que cualquier sérum. Un plus al momento de la aplicación es dar un ligero masaje y usarlo también en el contorno de ojos.

Parabotica Sérum: Parabotica, con más de 30 años de experiencia, es pionero en soluciones dermocosméticas. El sérum reparador intensivo es un tratamiento, principalmente, antiedad. Su fórmula con vitamina C aumenta la luminosidad, mejora la firmeza y favorece la eliminación de células muertas, por lo que mejora el aspecto de la piel desde los primeros días de uso. Además, su ácido hialurónico rellena las arrugas.

Isis Pharma Geneskin Lift Sérum: Geneskin es una gama completa dedicada específicamente a combatir los signos de la edad. La fórmula de este sérum contiene un concentrado de ácido hialurónico que optimiza la hidratación para obtener una piel lisa mientras refuerza el mantenimiento cutáneo. Además, atenúa las arrugas y redensifica la piel. Su complejo DN-Act es una combinación patentada de ingredientes activos que ofrece triple eficacia para actuar contra los efectos del envejecimiento.

Como podrás darte cuenta, los beneficios que nos dan los sérums no se comparan con ningún otro producto, por lo que deben convertirse en un must de tu rutina. ¿Qué te parece?